La fe es en primer lugar confianza

Uno de los temas más frecuentes en los Evangelios es el tema de la fe. Vemos a Jesús preguntando a la gente si tiene fe, cuestionando la poca fe de sus discípulos, afirmando que la gente de su tiempo es gente que no tiene fe.

También tenemos la convicción de que Dios nos pide que aceptemos sus enseñanzas, doctrinas, conceptos y mandamientos. Creer, decimos, es aceptar todo lo que Dios nos dice o nos enseña. La fe no es cuestión de confesar doctrinas o aceptar preceptos. La fe, es en primer lugar, confianza en la persona más fiel y leal del universo y la historia: Dios. Cuando Jesús nos habla sobre la fe, habla sobre todo en confiar, abandonarnos a quien es amor, misericordia, compasión, benevolencia, lealtad, ternura, dulzura y delicadeza. Dios nunca se echa para atrás, no se arrepiente, no se desdice, no dice sí y luego no, no cambia de opinión y parecer. Dios es fiel y por eso podemos confiar en él, es decir, tener fe.

En cierta ocasión Jesús se encuentra con una multitud que discute con sus discípulos porque no pudieron curar a un niño, que, a decir de Marcos, era un poseso (Mc 9,14-29). Los discípulos de Jesús ya habían recibido el poder para expulsar espíritus inmundos (Mc 6,7), pero, en esta ocasión no pueden expulsar al demonio que atormenta al niño (v.18b).

Nosotros nos saltamos toda la narración, para ir a la afirmación final sobre demonios que se expulsan mediante la oración (v.29), pero poca atención prestamos a dos aspectos fundamentales: Jesús afirma que ‘todo es posible para quien tiene fe’ (v.23), y el padre del niño grita: ‘creo, ayuda a mi poca fe’ (v.24). Nunca nos hemos planteado la posibilidad de que Jesús hable de sí mismo como alguien que lo puede todo porque tiene fe (confianza) en Dios, su Padre. Jesús es el hombre por antonomasia que confía en su Padre; se abandona a su amor, a su misericordia, a su compasión, a sus cuidados, a su ternura, benevolencia, delicadeza y bondad. Por eso, el evangelista que más acentúa la misericordia divina y la confianza de Jesús nos dice que las últimas palabras de Jesús en la cruz son: ‘Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.’ (Lc 23,46) haciendo eco de las palabras del salmo 31.

Creemos porque confiamos y confiamos porque Dios es la persona más digna de confianza, en él te puedes abandonar, esperar, descansar, reposar. Por eso, con vocabulario bélico, los autores del Antiguo Testamento lo llaman baluarte, alcázar, refugio, mi fuerza, mi salvación. Porque en la guerra de la vida, Dios jamás nos deja solos, ni nos deja, ni nos abandona, ni nos da la espalda, ni se olvida de nosotros. Eso es lo que provoca la verdadera fe.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

Aprender a confiar en Dios, a abandonarnos en él. El salmista lo dice con las palabras más excelsa: ‘Me mantengo en paz y en silencio, como un niño en brazos de su madre’ (Sal 131,2). ¿Cuál puede ser el lugar más sereno, seguro, hermoso y pacífico para alguien totalmente indefenso que el regazo o el seno de una madre? Así debemos sentirnos siempre delante de Dios… y de Jesús.

10 respuestas a «La fe es en primer lugar confianza»

  1. Waooooo gracias por este aporte a mi vida, y aclarar que es la fe? Siempre se ha dicho que fe es creer pero sino veo signos, no creo; sino lo siento, no creo ; y sino cual es mi confianza en Dios?
    Hoy me queda muy claro que debo dejar todo todo en las manos de Dios.

    Mil y mil gracias y que Dios los siga bendiciendo por este evangelio (palabra) día a día…

  2. Buenas tardes, muy hermosa la reflexión y propicia diría yo para este tiempo de pandemia, donde estamos dejando a un lado nuestra Fe en Dios porque nos estamos llenando de MIEDO , un miedo a ser contagiados, un miedo a morir….. y nuestra confianza , y nuestra esperanza en ese Padre amoroso y misericordioso donde la dejamos o es que acaso estamos ¿dudando ? de su poder. Pido y Oro fervientemente para que nuestra Fe aumente y que esta pandemia nos sirva para estar mas unidos que separados. Que Dios les Bendiga

  3. Dios y Señor mio. Me manifestaste tu misericordia en mi corazon y voy presurosa por tu gracia. Gracias por perdonar mi temor. Ya no tengo miedo y la abundancia de tu amor ya me cubre Padre mio. Dios Todopoderoso y mi salvador.

  4. SEÑOR JESÚS , gracias por tu PALABRA y por la Virtud de la FE : » Todavía no lo han visto , pero lo aman , sin verlo creen en ÉL y se alegran con un gozo indescriptible y radiante , así recibirán la salvación que es la meta de su Fe. » (1a. Pe,1,8-9) .

  5. SEÑOR GRACIAS POR ESTA FORTALEZA QUE ME DA LA FE QUE TENGO EN TI!!!!!TU ERES LO PRIMERO PARA CADA UNO DE NOSOTROS!!!!!!AYUDANOS A DEFENDERTE EN TODO TIEMPO Y LUGAR.!!!!!!AMEN. AMEN. JESUS EN TI CONFIO AUMENTA MI FE!!!!!!ESPIRITU SANTO MOLDEAME!!!!TE.AMO!!!!!!🙏🙏🙏🙏

  6. Definitivamente, nuestra confianza debe ser plena en Dios que nunca nos abandona, por esa razón mi oración diaria aprendida en el Colegio con las Salesianas es:
    Os adoro Dios mío y os amo con todo mi corazón os doy gracias por haberme creado hecho cristiano y conservado en esta noche os ofrezco las acciones de este día haced que sean todas conforme a vuestra santa voluntad para mayor Gloria tuya presérvame de pecado y de todo mal que tu gracia esté siempre conmigo y con todos los míos Amén.

  7. Es hermoso la explicación que nos dan para que podamos entender lo que es la FE, Es un abandono total en los momentos más críticos de nuestra existencia, ruego a Dios que la FE en esos momentos, no desconfíe de Dios. Saludos y gracias

  8. La fe es nuestro MSDS cristiano que nos mantiene seguros hssta en los peores momentos dentro de las luces mas grandes nos ilumina la mente y el corazon todo camina gracias a la fe lo mueve todo

Responder a E. Estela Cntreras Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *